viernes, 9 de agosto de 2013

Catalunyacaixa, el FROB, la SAREB y otras cosas del perder

Ayer toda la prensa, se hizo eco de la venta de la gestora inmobiliaria de CX a un consorcio formado por los grupos Kennedy Wilson y Värde Partners entre una terna de 25 candidatos a dicha adquisición. Un proceso de venta que se inició el pasado mes de abril, estando aún al frente de la entidad Adolf Todó.

¿Quiénes son los integrantes de este consorcio?

En pocas palabras y para no enredarnos en tecnicismos, se trata de compañías que gestionan fondos, inmobiliarios en este caso, denominados “fondos buitre”, y que se centran en comprar inmuebles por un valor notablemente devaluado, de “derribo”, para obtener “pingues” beneficios con su venta posterior.

Esta operación, además de responder al cumplimiento del plan que propuso CX/FROB a Bruselas para la inyección de los 9.084 M€ que recibió, en cuanto a la exigencia de deshacerse de todas sus actividades que no se centrasen en la banca minorista (el controvertido MOU), parece que también obedece a una nueva dinámica de la SAREB, para adjudicar sus activos lo más rápido posible, a corporaciones que gestionen fondos de capital riesgo, ya que el día anterior, se publicó una operación “cuasi” similar con HIG constituyendo, al 49% de participación, un fondo de activos inmobiliarios (FAB).

Intuimos que no es necesario el inciso, pero evidentemente, este conjunto de operaciones no han estado exentas de la conveniente participación y seguro que lucrante beneficio, para una larga prole de asesores, intermediarios y agentes habituales en estas situaciones.

HIG, Kennedy Wilson, Värde Partners y los que seguirán, y si no al tiempo, son hijos de un mismo padre, o mejor dicho, los nuevos Rómulo y Remo de una misma loba, en el sentido más literal del término, ya que su orientación única y exclusiva, y por ende de sus operaciones, es la especulación y el lucro a toda costa sin más componendas ni cortapisas.

De hecho, Kennedy Wilson ya llegó a un acuerdo con Catalunycaixa en septiembre de 2.012, para gestionar la subasta de 50 viviendas situadas en un resort de golf en Murcia. Eso sí, con una rebaja en el precio de salida de algunas de ellas del 91% de descuento.

Hablar de ética social, sostenibilidad, eficiencia económica y otros conceptos alineados con el bienestar y calidad de la sociedad y sus ciudadanos, es algo tan lejano y en desuso para la banca y sus organismos reguladores, que siempre nos podrán decir que ponernos a protestar por este tipo de ventas, es más propio de algún primogénito de La Casa de la Pradera que de seres racionales e inteligentes.

Pero está visto, que no ha sido suficiente tener que amamantar a una banca nacionalizada con miles de millones, tener que soportar su absoluto desprecio social con su gestión de los híbridos, con los deshaucios, ni presenciar impasibles cómo, de forma impune, tanto el gobierno como sus estamentos, han favorecido y permitido que así fuese.

Ahora nos toca presenciar que la solución a la especulación y sus consecuencias es más especulación.

Al final, resultará que los que esperan pacientes los desastres y consecuencias de la incapacidad y la ineptitud ajena son los más listos. Porqué esperar es lo que ha hecho, quién sea finalmente que sea, el futuro comprador de Catalunyacaixa hasta que le paguen todo y más de lo que pida por ella. Y esperar es lo que hacen estas grandes corporaciones, como que un país se hunda, para comprar sus inmuebles a precio de derribo para que unos pocos ganen fortunas al otro lado del mundo.

Pero en esta espera, no tienen sitio los ciudadanos que hemos pagado el rescate de estas entidades, que hemos votado y elegido a estos dirigentes. Los mismos que serán deshauciados de forma más rápida y eficiente porque ahora, su hipoteca forma parte de un fondo de inversión americano o de las Islas Caimán.

Algo nos dice que al tiempo, todas estas operaciones y sus personajes, tengan o no bigote, se vistan con trajes a medida o de Emidio Tucci, sean aficionados al alpinismo o no se hayan dado cuenta de que tienen un Jaguar en su garaje, protagonizarán decenas de titulares y hasta quizás la SAREB, en lugar del banco malo, sea llamado el banco de los malos y vuelta a empezar como si nada hubiese ocurrido, como si nada.

Fuentes:



2 comentarios:

  1. Anónimo10/8/13 9:12

    Paco Martinez-Soria.
    Esperemos que no suceda como en "Bienvenido Mister Marsall".
    De momento los americanos no han dicho esta boca es mia, ni han firmado ningun papel.
    Yo con lo que sigo alucinando es con la serie de ENCARGOS,MANDATOS DE VENTA ,INFORMES,FORENSICS y un monton de trabajo que realiza un tercero y cuyo exito se asignan los ejecutivos de la empresa en cuestión.Será el exito de autorizar la factura por los servicios prestados...

    ResponderEliminar
  2. Magnífico Profesional, Buen Compañero y Gran Amigo:

    Redondo
    Amable
    Mushoo hielo
    Intuitivo
    Rocoso
    Optimista

    Un abrazo

    ResponderEliminar